Por qué Europa no puede permitirse el lujo de evitar la energía nuclear

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Con la aprobación por parte del Parlamento de la UE del paquete de propuestas legislativas de la Comisión Europea sobre clima y energía, los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones del bloque de al menos un 55% por debajo de los niveles de 1990 para 2030 son ahora legalmente vinculantes. La votación del 24 de junio refuerza el compromiso de la UE de lograr la neutralidad climática para 2050 establecido en el Pacto Verde, y la UE ahora necesita «reducir las emisiones más en la próxima década que en las tres décadas anteriores combinadas».

La ley es un gran éxito para los legisladores que esperan que sirva como modelo para iniciativas similares en otras partes del mundo.

Mientras que Bruselas se centra en la descarbonización mediante la electrificación con energía solar y eólica, la cuestión incómoda sigue siendo la energía nuclear. Aunque es reconocida como una fuente de energía fiable y con bajas emisiones de carbono y, por lo tanto, relevante para la reducción del mismo, la UE ha dudado en considerarla como una tecnología elegible para la financiación verde y sostenible. Políticamente, Bruselas no puede prohibir a sus miembros el uso de energía nuclear, pero este sigue siendo un tema candente debido a la percepción pública negativa de la misma, impulsada ​​por la preocupación en Bruselas sobre las implicaciones de seguridad de los reactores nucleares construidos fuera de la UE, en referencia a la tecnología rusa y china.

Los observadores occidentales han argumentado en repetidas ocasiones que los proyectos energéticos de Rusia y China son parte de un objetivo estratégico «para construir burbujas de dependencia energética». Sin embargo, como dice el profesor de Geopolítica de la Energía, Samuele Furfari, esto no es más el resultado de enfrentamientos sobre la energía ocurridos en el pasado que una posibilidad real. Seguimos pensando en términos de control geopolítico sobre un país a través del suministro de energía. Hoy en día, los recursos energéticos son abundantes y nuevos países se han convertido en productores de energía.

Es cierto que se ha producido un gran desarrollado del mercado nuclear gracias a su rápida diversificación de los últimos años y, es por esto, por lo que se teme que los reactores rusos en funcionamiento hagan que los países dependan de Rusia como único proveedor. Pero, precisamente, es gracias a la diversificación que este ya no sea el caso.

Ver noticia (en inglés): Sustainability Times

  • Calle Campoamor 17, 1º 28004 MADRID
  • Tel. 91 308 63 18
  • Email: sne.1974@sne.es
Entra a tu cuenta